Para olvidar, la Joplin

Quiero escribir —el Kozmic blues de Janis de fondo— un post que no me recuerde a nadie. Que no suba por mis piernas ni me sujete las manos a la altura de mi cabeza ni me deje huellas difíciles de ocultar con tanto calor. Que no me habite en forma alguna, ni siquiera en forma de canción de Santiago (especialmente no en forma de canción de Santiago) y que, una vez publicado, no me asedien sus dedos ni sus ganas en plena madrugada.

Pero de vuelta al ciclo toca olvidar. Por tanto los recuerdos vendrán, incluso, desde posts sepultados ya en los archivos de este blog. Posts de domingos y lluvia y cosas que hoy me parecen ridículas, como algún día me parecerá ridículo este post y todos los Sin título.

El caso es que, puestos a olvidar, cada cual sigue sus rutas. Y está bien. A uno le funciona lo que a uno le funciona. Hay quien tiene un plan B, por ejemplo, que no le gusta tanto, pero que no le permite pensar demasiado. Hay quien borra contactos e historial de llamadas. Hay quien prefiere no volver a hablar del tema. Hay quien cambia de lugar favorito en la ciudad solo para no coincidir. Hay quien tiene mucho trabajo y eso le ayuda. Y hay quien no tiene nada y tarda demasiado en desprenderse.

Yo, por suerte, tengo a Janis. Y es curiosa, esta relación nuestra, porque el resto de la vida Janis no es más que cuatro o cinco temas de las Essential songs en mi playlist. Pero cuando el ciclo me envuelve, de vez en cuando, siempre es ella. De arriba abajo. Últimamente he intentado también con Santiago, pero hay algo en la garganta de esta mujer que me destruye cada vez y —voilá— eso es lo que necesito cuando preciso olvidar.

Santiago me mata. No vaya nadie a dudarlo. Pero para que entiendan, Janis Joplin me ata a una silla, me amordaza y me hace evocar un instante a la vez horrendo y feliz que trato de alargar mientras dure la canción. Y sabe muy bien en qué orden hacerlo.

Comienza con Down on me, que me pone de un humor extraño, medio presumida, qué sé yo, para caer sin aviso en Piece of my heart, que ya comienza a reventarme las sienes, y no para más hasta Ball and chain, Me and Bobby Mcgee, motherfucker Summertime (con el mismísimo Jimy) y así sucesivamente, cafetera y media mediante, para aguantar lo que viene. Y lo que viene se llama:

To love somebody

La-madre-de-todas-las-canciones-para-olvidar-a-lo-Janis, que es como le llamo yo a este juego sado de rock and roll y blues y sobredosis a los 27.

There’s a way, oh everybody say/ You can do anything, everything, yeah/ But what good, what good/ Honey, what good could it ever bring/ ‘Cause I ain’t got you with my love/ And I can’t find you babe, no, I can’t.

You don’t know, you don’t know what it’s like/ No you don’t, and you never did/ You don’t know what it’s like/ To love anybody/ Oh honey, I wanna talk about love/ And trying to hold somebody when you´re lonely/ The way I love you, babe/ And I’ve been loving you.

Luego pónganlo en su voz y si tienen saldo escríbanme un sms.

Janis Joplin tres veces al día, como los antibióticos. Descansar siete, y repetir. Esa es la fórmula.

Aunque en realidad, yo quería empezar este post diciendo que leí hace poco en una novela de Juan Tallón que uno no llega jamás a donde quiere sin haber tocado fondo antes. Y ya ven.

Pie de firma

(Que sepas que al filo de las nueve de la noche del lunes he borrado cuatro oraciones que comenzaban hablando de ti.)

(Que entiendas que la anterior la he dejado porque me he prometido que a partir de las nueve de la noche cualquier cosa que llegue yo a escribir servirá para aplacar esta pesadez que tengo en el estómago desde el sábado, aún si no la publico.)

(Y si la publico estará bien, porque será quizás la única manera de que no la leas.)

(Que desde el jueves dieciséis de febrero tengo, encima de la cadera derecha, una grieta a donde van a parar todos los dolores que me van cayendo encima.)

(Que —por pura casualidad— no la abriste tú, sino un golpe que me dieran en la 174, y que todo el dolor que entra a mi cuerpo se aloja allí sin que nadie sea capaz de explicarse cómo o por qué.)

(Que si, puestos a ejemplificar lo anterior, quisieras dejar una huella en mi espalda, en su lugar amanecería yo con una dolencia en esa cadera, que se iría matizando con el paso de los días en una escala de morados, verdes y amarillos.)

(Que el dolor ha comenzado a actuar como el parásito que en definitiva es, y se ha ido alimentando de ti.)

(Que no tengo ya fuerzas para expulsarlo. Ni ganas. Ni excusas.)

(Pero quédate, es sólo otra punzada de morir, es el amor con tanta soledad, es otra cicatriz de estar aquí, es descubrirte el miedo y descubrirte a ti, dice Santiago pero a estas alturas yo no quiero quedarme más.)

(Y esa es mi firma.)

SIN TÍTULO (3)

Cuando mi padre me dijo que había logrado vender la máquina de escribir me costó volver a mirarlo a los ojos por unos minutos. Me tomó por sorpresa porque ni siquiera sabía que había estado intentando venderla. Me decepcionó el precio: trescientos pesos.

Pensé que el día que yo encontrara una máquina de escribir como la de mi padre por trescientos pesos sería un día maravilloso.

Pensé en el tipo que ahora debía tenerla. Podía ser una mujer, pero no pensé en esa posibilidad.

Pensé en qué podría haber gastado mi padre los trescientos pesos que hubiese valido la pena deshacerse de aquella máquina verde con todo y su estuche. Pero preferí no preguntarle.

A fin de cuentas, me dije después, ¿qué iba a hacer yo con aquella máquina? Ciertamente escribir no. Pero hubiese quedado perfecta en alguna pared de mi (futuro) apartamento, o encima de una mesa armada con otras mesas y rodeada de libros y fotos. O para sentarme frente a ella con un cigarro y una taza blanca de café—aquí va un selfie con filtro en sepia—, los sábados lluviosos de mayo. La podríamos usar, incluso, para dejarnos pequeñas notas de vez en cuando mientras nos amemos y eso. Mira tú cuántas cosas que no incluyen escribir. Escribir de verdad, en plan narrativo o poético o periodístico o ensayístico o dramatúrgico o por ahí para allá una pila de géneros más. No.

Esta máquina de escribir, verde ella, donde tecleé una vez durante horas un trabajo práctico de Historia y un concurso literario para niños, a ver si me entiendes, reposaría allí como símbolo de mi niñez. Sería, junto a mis libros y la reproducción de Servando Cabrera que deja ver cómo le quito a mi madre, lo único que me quedaría por traer de allá cuando sea la hora.

Que estés tú al menos, ahora que la máquina no está más. Eso bastaría.

SIN TÍTULO (2)

He querido contar y no me ha salido.

Digo que he querido contar y he enviado la hoja a la papelera sin una palabra que reciclar.

Digo que he querido amarrar unas cuantas perras negras de manera que cobren sentido —un sentido específico, se entiende—, y he terminado repasando los highlights de The wire, buscando ayuda.

Y luego he vuelto a querer. Y me han dolido los ojos, porque ya no asimilo la vida sin estos +050-050×180°  +050-050×45°. Y ahí vamos.

He preguntado y le pasa a todo el mundo. Pero es difícil conformarse con una mierda de esas. Con ser igual a todo el mundo.

He querido actualizar este blog. Y esto es lo que salido. Para que vean qué mal ando.

Sin título (1)

Suena Roly.

(No esperes que vuelva que no me iré nunca,/ siempre caigo en brazos de quien me deslumbra/ desmayado de hambre y de sueños también/ buscador de miel sin renuncia./ Estoy tocado por tu olor/ para reverdecer/ me da el pistilo de tu olor/ con la estocada, el ser./ Estoy tocado por tu olor/ me ciega el resplandor,/ de tu fragancia natural minero soy./ No esperes que vuelva que no me iré nunca,/ siempre caigo en brazos de quien me pregunta/ por el par de niños que quiero tener/ y aprendo y me entrego a crecer./ Busca en tus deseos y si no me he ido/ seguiré en tus brazos orgulloso y vivo,/ creando las plumas para revolver/ plumas que has trocado en placer.)

Y pienso que debiera existir una ley, la sección b de algún decreto o artículo, PRIMERO: que prohíba la insolente permanencia de tu olor en mi almohada; SEGUNDO: o las marcas de tus dedos en mis piernas (que, si lo piensas un poco, es también una manera de dejar tu olor regado por aquí). Prepara una bolsa donde quepan también todas las canciones -todas, todas- y el poema que Idea Vilariño te escribió una vez. Déjame La ilusión, de Santiago, y llévate hasta las fundas si es preciso, porque me niego a despertar con tu olor sobre los párpados. Pero cuida que no pese demasiado, porque habrás de traer la bolsa contigo cada vez que vengas. Iremos cambiándola según nos plazca.

Y pienso que debieras firmar debajo de mí, si estás conforme.

Solo digo que debieras. Me parece lo más lógico, a estas alturas.

 

 

 

 

 

Perfección

Llegar sobre las siete y media y dejar el bolso y los zapatos junto a la puerta. Ir directo a la cocina y abrir una botella de cualquier cosa. Servir dos vasos y poner un disco. Quizás el playlist de los días agotadores, como este. Abrir el balcón. Mirar a La Habana que empieza a anochecer. Saberte cerca. Escuchar el elevador abriendo e imaginarte buscando las llaves en los bolsillos. Mirarte entrar y soltar tus cosas juntos a las mías. Mirarte. Acercar el vaso a los labios. Besarnos. Besarnos. Qué tal tu día. Infernal. Igual el mío. Sin novedad, ¿no? Sin novedad. Reírnos. Besarnos. Encender un cigarro con el tuyo. Exhalar. Iniciar una discusión sobre la canción que suena justo ahora. Levantar las cejas. No se te ocurra quitarlo. No me acaba de convencer ese tipo. Pero a mí me encanta. Se nota. Subir el volumen y ver cómo simulas el enojo. Sentarme en tus rodillas y dejar que mis labios encuentren tu cuello. Abandonarme a tus manos que buscan en mí. Que hurgan en mí. Algo tendremos que comer. Algo. Respirar. Mirarnos. Ahogar lo que el cuerpo aconseja. Besarnos. Contarte la última del editor, que anda loco con el cierre. Preguntarnos qué haremos mañana. Recordar el concierto y las cervezas con los amigos. Quizás lo mejor sea venir acá. Llenar los vasos otra vez. Poner hielo. Contarnos. Cocinar y contarnos. Comer sentados a la mesa. Contarnos. Fumar. Colar café mientras recogemos. Seguirte con la vista mientras caminas hacia la puerta. Te traje algo, casi lo olvido. Reconocer la revista que nos habían enviado hacía meses. Apurar todo lo demás: los platos sucios, la ducha, las llamadas inaplazables, e irnos a la cama con esa revista. Leer como si al pasar las páginas la tinta fuera a escapársenos. Igual los besos, como si fuesen los últimos. Descomunal esta gente ¿no? Baf. Contarnos. Contagiarme de tu desorden para amar. Decirlo. Escucharlo. Ir hasta la cocina a buscar un vaso con agua solo para que me mires ir hasta la cocina. Dejar espacio al sueño. Despertar con el olor del café y tus ojos. Decir buen día. Darte cuenta de que es casi mediodía. Sonreír.

Apuntes sobre El king reguetón de La Habana

ray

No hablaré aquí demasiado sobre la peña de Ray Fernández en el Diablo Tun Tun los jueves. Diré, tan solo, que se trata de la mejor descarga de toda La Habana y que Ray, trovador-chef-villaclareño-de-Alamar-juglar-por-cuenta-propia-y-showman en bodas, quinces y bautizos que se celebren en su peña — del 2008 a acá—, viene siendo entonces el mejor anfitrión del mundo mundial.

Los jueves, de cinco a nueve, y con suerte hasta las y media o hasta las diez, si el Tosco no está luego a las once, —para los que nunca han ido, y si nunca han ido what the hell is wrong with you?—, transcurren una sarta de temas que bien pueden cantarle a la libreta de abastecimiento, al ornitorrinco, a la edad, a los libros, al trabajo, al amor, al desamor, a la vida. Y temas de Los Pasteles Verdes, o los Fórmula V, o José Feliciano, o de la trova tradicional cubana.

Dos horas —Ray comienza a las siete en punto—, intercaladas a veces con algunos invitados, en las que puede pasar cualquier cosa. O casi. Esto es: que Ray llegue disfrazado de jeque, de bucanero o de vasco, que hable en ruso, que improvise décimas a Lenia, su esposa —altísimo e imprescindible puntal en toda esta historia—, y que se despoje de ropas y haga que sus músicos lo imiten. Lo que no puede pasar, casi nunca desde que se convirtiera en un “clásico de la casa” es que termine un jueves sin El king reguetón de La Habana. (más…)

Décimas

Yo debía tener unos nueve años, la primera vez que le pedí a mi papá que me enseñara a tocar la guitarra. Estábamos, y esto lo recuerdo bien, en el cumpleaños de su abuela, una viejita regordeta a la que no creo haber hablado jamás, y mi papá acababa de cantarle unas décimas que terminaban: ciento diez, Adoración, porque todo el mundo estaba seguro de que Mama llegaría a esa edad. Lo cierto es que no lo hizo. Y lo cierto es que yo, con nueve años, no pensaba demasiado en la muerte. Yo quería aprender a tocar la guitarra y, por un breve tiempo —días, quizás—, quise también aprender a hacer décimas.

Está bien, dijo mi papá en medio de la fiesta, ven conmigo. Me llevó a uno de los cuartos de la casa y se sentó en la cama. Voy a hacer un sonido y deberás repetirlo exactamente igual. No, así no, escucha bien. Otra vez, escúchame. No. No. Nada, no tienes oído musical, hija. No hay caso. Y recuerdo que lloré, solo un poco, pero lloré, hasta que mi mamá vino al rescate y regañó a mi papá y la fiesta siguió toda la noche.

Frustrada mi momentánea vocación por la guitarra, me quedaban las décimas. Pero en aquel entonces las décimas que yo escuchaba improvisar a mi papá o que recordaba que canturreaba mi abuela mientras hacía el almuerzo, hablaban todas sobre cosas de adultos. Y a la larga se me pasaron las ganas. (más…)

Retrato de domingo

Siempre que caen los domingos —crueles bestias enfermizas— y despierto tarde, más tarde que de costumbre y se juntan horarios, me invade los huesos un cansancio inofensivo pero obstinado que se queda hasta la madrugada. Paso las horas acostada, leo un par de libros que he ido dejando en la mesa de noche y que de tanto tiempo allí se creen adornos, y me pongo al día con alguna serie.

Duermo a ratos.

O eso intento, porque el Cerro es un barrio desalmado cuando se trata de dejarte descansar los mediodías, y al poco me levanto y bajo a hacerme un café. Y pienso. Pienso todo el tiempo en cosas que ya no tienen remedio, en cosas que debería haber olvidado para estas fechas, o en cosas tan inútiles como un amante online, por ejemplo. A veces sueño con mis abuelos y entonces pienso también en ellos. De cómo siempre los sueño vivos y esas cosas.

Otras veces un poco en ti. Porque me ha costado mucho descifrarte y aún no sé qué me ata. He pensado que pudiera ser la voz. Y sé que suena súper loco, pero así hablemos de pelota en tu voz siento como un alivio, y se me antoja un lugar de descanso, un lugar donde perderme.

Y luego una tiene que pensar, por fuerza, en los lunes, que son unos bichos azules con otra clase de crueldad. Calculadora, inevitable. La de los domingos es más bien un poco inocente a inicios de la mañana, pero hacia la media tarde se torna sombría, husmeando dentro de una, poniendo a la vista recuerdos y nostalgias y creando fieros espejismos de almuerzos en familia y siestas con los sobrinos encima de ti, que te obligan a respirar muy despacio para no despertarlos.

El domingo deriva entonces —como este post— en un grito melancólico que comienza a menguar en la noche, con la cocina en orden y la misma lista de reproducción una y otra vez desde el cuarto. Y luego ya nada más.

Uno menos.

Seis días a partir de mañana.

Au revoir, mon ami

Habíamos quedado sobre las nueve y media de la noche porque yo tenía que cubrir una inauguración súper importante a las ocho y me había asegurado además unos quince minutos para cambiarme de ropa. Era jueves y era el Submarino amarillo. Sobre la mesa una tres años por la mitad, dos refrescos y algunas aceitunas. Viejos temas de rock and roll al fondo y un aire pesado que nos envolvía a los cuatro.

Quería empezar diciéndole cuánto iba a extrañarlo, pero bastó con mirarnos para saber que no debíamos hablar. Ni esa noche ni ninguna otra. En ese momento parecía lo indicado, pero ¿cómo puede una saber qué está bien y qué no lo está con el alcohol y la madrugada y el feeling amargo de que un trozo de tu vida se irá volando en Interjet en unas horas?

Diez años, Negro, quise decirle y me callé. Los carnavales, las clases de casino —¿viste que la alumna supera al maestro?—, el aéreo, el autoservicio y el segundo piso con Chelo, quise decirle, y me callé. (más…)