Mes: agosto 2014

Éxodo

principito
Seis años atrás, con la carrera de Periodismo en la mano y la incertidumbre de qué hacer con una profesión que nunca me había pasado por la cabeza ejercer, comencé a soñar mi vida universitaria en la Marta Abreu de Santa Clara. Mi entonces profesor de Historia de la vocacional y mi hermana me despertaron, deja la bobería, ¿qué carajo vas a hacer en esta provincia cuando te gradúes, cuando tengas que hacer prácticas, cuando quieras vivir?… Recuerdo la tristeza llenándome los ojos de agua salada y la decisión apresurada de cambiar la dirección para Guanajay y garantizarme una beca frente al mar por cinco años. El resto es mucho más breve ahora: el piso once, los amigos, el teatro, la tesis, la boda, la danza contemporánea, otro cambio de dirección, el Aula Magna, el Yate y la nostalgia. (más…)

Anuncios

Contagio

sala
Una sala de hospital no se parece a nada. Mucho menos una sala de contagio. Sin acompañantes ni visitas. Sin más horizonte que la pared fronteriza del cubículo o el área encerrada bajo el mosquitero. Sudando la fiebre de la madrugada y tragando en seco, raspando las amígdalas y gritando en silencio, frenéticamente, que no deberías estar ahí, que todo ha sido una confusión, que terminarás enfermándote de veras, contagiándote con lo que sea que circule por allí.

Por toda respuesta, veinte batas blancas al día te recitan, en forma de pregunta, los síntomas que se supone deberías tener:
-Vómitosdiarreassangramientoporalgúnlugardolorabdominaldolorenlosojosdolorde cabeza, algo que te preocupe? (más…)