Éxodo

principito
Seis años atrás, con la carrera de Periodismo en la mano y la incertidumbre de qué hacer con una profesión que nunca me había pasado por la cabeza ejercer, comencé a soñar mi vida universitaria en la Marta Abreu de Santa Clara. Mi entonces profesor de Historia de la vocacional y mi hermana me despertaron, deja la bobería, ¿qué carajo vas a hacer en esta provincia cuando te gradúes, cuando tengas que hacer prácticas, cuando quieras vivir?… Recuerdo la tristeza llenándome los ojos de agua salada y la decisión apresurada de cambiar la dirección para Guanajay y garantizarme una beca frente al mar por cinco años. El resto es mucho más breve ahora: el piso once, los amigos, el teatro, la tesis, la boda, la danza contemporánea, otro cambio de dirección, el Aula Magna, el Yate y la nostalgia.

Luego de un año de alquileres y yutones desesperadas a media mañana y estancias de menos de veinticuatro horas, uno se plantea el sentido de emigrar a la capital y dejar atrás toda la vida que conocía hasta ese momento, la gente que conocía, los agros donde compraba y las canciones que no le dolían.

Según el Censo de Población y Vivienda del año 2012, como yo, cerca de 68 407 personas emigran cada año de su provincia de nacimiento y las principales causas son económicas y profesionales. De esa cifra, 19 399 emigraron a la capital en el 2012. A pesar del nivel de vida aparentemente elevado de La Habana en comparación con otras provincias, a pesar del precio de los alquileres y de las malangas, a pesar del Decreto Ley 217 (Contravenciones del Régimen de Regulaciones Migratorias para La Habana), como yo, miles de personas han encontrado la vía para establecerse en esta ciudad de mar y escombros y atardeceres bellísimos que dan una peligrosa sensación de creer que no hay mejor lugar en el mundo.

Y no lo notas. Es decir, no te das cuenta de la cantidad de gente que, como tú, salieron del pueblo a escribir en La Habana —a vivir en un pasillo sucio de Santos Suárez por cuarenta CUC al mes—, hasta que tropiezas en una calle, casi siempre de la Habana Vieja, casi siempre al mediodía, con un conocido del pueblo que anda desde hace un par de meses por aquí, buscando trabajo, o alquiler o alguien para compartir el alquiler, y te abraza francamente dichoso de encontrar una cara conocida entre tantas cabezas al sol. Y tú le indicas, le das direcciones, teléfonos, le preguntas por el pueblo, por la gente y por las noches. Al final de la conversación le preguntas su nombre y le das el tuyo, como una constancia, la certeza de que Cuba es un pañuelo muchacha, quién nos iba a decir que nos conoceríamos en La Habana, si en el pueblo ni nos mirábamos apenas…

Esto le sucede, tal vez, al poco más de tres millones de personas que residen actualmente en una provincia diferente a la de su nacimiento. El fenómeno de las migraciones internas es complejo, es multicausal y es mil cosas más. Pero sobre todo criticado. Los que residen critican a los que llegan. Los que emigran critican a los que se quedaron. Y los que se quedaron critican a aquellos que se fueron a vivir a un quimbo en las afueras de La Lisa y dejaron una casa de placa en Cacocún.

Pero lo peor no es esto. Lo peor siempre va a ser la nostalgia, que te tritura las sienes cuando se nubla la tarde y te entran unos deseos enormes de comer frijoles negros, recién hechos, sazonados con cilantro del patio y no te queda otra que escribir, escribir mucho y calentar las sobras del día anterior. Y levantarte luego, a las cuatro de la mañana, para sacar pasaje y darte una vuelta por el pueblo, que en esta época del año reúne a mucha gente que desde hace un tiempo anda regada por toda la Isla.

Anuncios

38 comments

  1. MUY BUENO TU TEMA DEL EXODO DIANA F,TODO EMIGRANTE PAGA UNA CUOTA DE NOSTALGIA,SUFRIMIENTOS O SACRIFICIOS,ES EL PRECIO DEL PROGRESO CUANDO TU TERRUNO NO TE OFRECE NADA NI SIQUIERA UN QUIMBO COMO SENALA UD.,ASI ELEGISTE QUE ES MEJOR UN QUIMBO EN LA HABANA(CIUDAD DE ESCOMBROS,SEGUN TU ESCRITO,NO SERA POR LAS RUINAS) O COMO DIRIA MI ABUELA”MAS VALE SER QUERIDA EN EL PUEBLO QUE SRA EN EL CAMPO”

    1. Todos tienen sus quejas, lamentos y frustraciones de todo tipo, es normal y hasta cierto punto se puede comprender, aunque debemos senalar lo que no todos quieren ver y muchos ocultan para no verse comprometidos y abochornados ante los que leen articulos y comentarios es que Cuba es un pais pobre y en lucha por el desarrollo economico, lucha enconada con el Gobierno mas poderoso de este mundo que se ha dado la tarea, segun ellos, que Dios les encomendo, de destruir Cuba, su proceso revolucionario, su partido comunista, su gobierno de los historicos y borrar del mapa geografico e historico a Cuba y su ejemplo mundial de dignidad, soberania, libertad, independencia y solidaridad internacional, es por ello que todos las quejas, lamentos y frustraciones en la isla de Cuba, es un reflejo del pequeno egoismo que todos llevamos dentro de nuestro ser y que nos hace ver que nuestros problemas personales y nuestras aspiraciones son mayores que las que debemos tener desde el punto de vista social y colectivo.
      Si cada cubano pensara un poco mas en lo que tiene en sus manos actualmente, si, con necesidades, carencias y sufrimientos diarios, si cada cubano con esa carga de sufrimiento se diese a la tarea diaria y conciente de hacer mas por el pais de lo que el pais puede hacer por nosotros, estoy seguro que el pais avanzaria mucho mas de lo que lo esta haciendo con nuestras quejas, lamentaciones y frustraciones que solo ahonda mas el egoismo y la individualidad de cada ser humano en la Isla, aspecto este que los norteamericanos han estado y estan tratando de cada dia sea mayor para que cada dia el cubano haga menos y menos por su pais, su economia y su desarrollo en todas las esferas de la vida nacional.
      No intento por medio alguno, cambiar las formas de pensar y actuar de los cubanos quejosos y lastimeros, si trato de que la lastima que esos seres sienten por ellos mismos se convierta en una fuerza de lucha, combate, trabajo, eficiencia y dedicacion social para poder ayudar a vencer el CRIMINAL, GENOCIDA Y TERRORISTA BLOQUEO QUE EL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA HA APLICADO CONTRA NOSOTROS POR MAS DE 50 Y TANTO ANOS, con llantos, lamentos, quejas y aspiraciones de ciudadanos viviendo en pais pobre con mentalidad de ciudadanos viviendo en pais rico, nunca avanzaremos en nuestras aspiraciones de pais independiente, soberanos, libre y digno como somos hoy y convertinos en una potencia economica para bien de nuestro pueblo y de otros pueblos del mundo.

  2. Diana , comparto tu nostalgia. A diferencia de ti, si estudié en la Marta Abreu, q si no estoy segura que ahora nos conoceríamos personalmente. No obstante me veo reflejada en tus letras, no me avergÜenzo de ser parte de esa millonada y espero que tú tampoco. Gracias por tus letras. Seguro también compartimos conocidos espirituanos… pero ya ese es tema para otro comentario. Abrazo.

    1. Liz, no me arrepiento de haberme arriesgado a venir a probar suerte, pero sí me queda el “qué puedo haber sido de mi vida” de haber estudiado en SC, una ciudad que me encanta y una universidad que adoro, pues estando en la UH me escapaba y pasaba semanas enteras en la UCLV con mis amigos, en el U3, escondiendome de las tías y viajando en la 3, or la madrugada luego de haber pasado toda la noche en el malecón. Lindos tiempos, y preciosa la gente que conocí por allá. Otro abrazo

      1. Gracias por responder. ¿La ruta 3? Fantásmagorica y alucinógena ruta 3. No sé porque no coincidimos viví algún tiempo en ese edificio que mencionas. Tal vez igual hubieras venido para esta Habana, gélida y burócrata, en algunos lares tan llena de corolete que olvidas de a poco las nostalgias… hasta que llega al hora de sentarte a sudar la tinta, como dijera otro colega-amigo que emigró a La Habana, para reunir los 40 cuc. Gracias por tus letras, me refrescan en esta tarde más que el aire artificial de este salón.

  3. La vida es un regreso recurrente al pueblo……….nos vamos para quedarnos y regresamos para convencernos de que teníamos que irnos………….he vivido en 6 paises diferentes y siempre regreso a mi pueblo……..

  4. Es una lástima que usted se fuera por el camino del sentimiento en este trabajo, en vez de ir por el camino de la objetividad del que ha sufrido un fenómeno social tan miserable como lo mas miserable de la vida.
    Claro que las absurdas leyes y contraleyes de que no se puede ir a vivir a la capital, por ciertos que algunos pueden, van a parar ese desastre que es símbolo de involución o un no desarrollo social. En todos los países empobrecidos de este planeta, aparecen las mismas migraciones que tanto mal le hacen al país y su economía.
    Cuando la mitad de los cubanos vivan en La Habana, tendremos que importar hasta el azúcar.
    Cuando el Che estuvo de ministro de industrias,solo en mi provincia se contruyeron una fábrica de electrodomésticos, una fábrica de sacas, una fábrica de fábricas, una fábrica de bujías, una fábrica de bicicletas y sillas de ruedas. Pero, luego nos olvidamos de las ideas del Che.
    Y eso trajo como consecuencia la involución, en vez del desarrollo.

  5. Tengo una amiga cuyo espacio libre, ahora, aquí en la capital, siento de lejos que a veces se le reduce. Extraña su ciudad de gente agradable y hospitalaria – yo también aunque no soy de allá- La respuesta a todo eso o el paleativo son los amigos y las lista de espera en las vacaciones. Disfruta de la dinámica habanera aunque te tapes algunas noches con una sabanita de nostalgia.Gracias

  6. Hola Diana:
    Me ha gustado mucho su escrito,pero la imigracion es un fenomeno social desde que el mundo es mundo,todos buzcamos una major vida por eso el mundo se desarrola y va evolucionando,ya no solo en el interior de cada pais si no la imigracion al extranjero a probar suerte,los humanos somos aventureros por decirlo de alguna manera,pero siempre cada uno que emigra sea dentro o fuera del pais donde nacio,siempre va a vivir con la nostalgia del lugar donde nacio,de sus amigos con los que iba a una fiesta,del vecino con el que compartia una deliciosa taza de café despues de una dura jornada,ese yo lo llamo el Sindrome del Emigrante con el cual todos vivimos y final mente morimos.Muchas gracias Miguel

  7. Siempre se anora la tierra que te vio nacer sobre todo cuando se regresa al lugar de origen y se ve el progreso obtenido durante los anos de ausencia que no es el caso de este Exodo sino todo lo contrario,lo que se aprecia es una involucion total,me paso cuando retorne por vez primera a mi sitio Oriental,el desencanto fue total me daba la impresion de que estaba en Haiti y no la que alguna vez fue Ciudad del Guacanayabo

  8. muy interesante lo que haz escrito me siento identificada doblemente, como tu me fui a vivir a la habana solo que me enamore tanto de esa ciudad que ya la siento mas dentro que mi ciudad natal cienfuegos, y ahora estoy fuera de cuba que si bien tiene algunas ventajas, nunca dejas de extrañar esa isleta hermosa que te vio nacer , porque fuera de cuba no se extraña una ciudad en especifico se extraña todo un país. saludos

  9. Extrañaba tus escritos y tu estilo, Diana. Yo nací en Artemisa y alli trancurrió mi infancia. A partir de los 18 vivo en Playa, La Habana. ahora tengo 56. Mantengo un vínvulo estrecho con mi pueblo de origen, pero reconozco dos cosas: si hipotéticamente tres ciudades interiores del pais adquirieran un vínculo de negocio muy estrecho con países industrializados y se edificaran en estas ciudades instalaciones, centros de estudios y de investigación, comercios globales, bancos extranjeros y comenzara una afluencia de turistas muy por encima de lo que actualmente tiene la Habana, tendríamos que al cabo de 15 años los habaneros emigraríamos a estas tres ciudades y los nostálgicos seriamos nosotros. Pero al aumentar la población de estas tres urbes ya su gente no compartiria una taza de café con su vecino dado que la gente seria muy heterogénea en caracteres y en sentido de compromiso social. Todo tendria que ser regulado más por leyes que por Buena voluntad. Contrario a lo que sucede hoy en Artemisa o en la tierra de Yayabo donde prevalece la familiaridad y la solidaridad. La migracion es un fenomeno normal y demanda del que migra algun cambio de parámetro o de acomodo para la comunidad a donde se ha insertado. La imigracion (hacia otro pais) si ya es más dura porque demanda mucho más cambios y ajustes y mucha mas carga de nostalgia a veces lacerante. Así que ya sabes Diana, yo también soy del country y extraño mucho el olor a hierba, el arroz con leche acabado de hacer con la leche de las vacas del abuelo y el tamal en cazuela que mi abuela hacía en el patio. Los habaneros también tienen nostalgias. Uno no olvida fácilmente lo que lleva sembrado en el corazón. Un abrazo Diana

  10. Diana me gusto mucho tu comentario, tienes un don especial para trasmitir tus emociones y hacer que llegen con la misma intensidad con que las vives. Te seguire en lo adelante. Talves algunos no entiendan que tu comentario fue sobre la nostalgia a tu terruno.

  11. Muchas veces las pocas condiciones de desarrollo de las provincias hace que la gente emigre, peor aun cuando las políticas, todo esta centralizado, la manera de solventar esto es decentralizando el poder y dando autonomía a las provincias para que puedan desarrollarse, hoy Lázaro Fariñas en Juventud Rebelde hacia una análisis de la emigración de Latino Americana hacia países como USA, Costa Rica y México, Venezuela, tocaba el caso de Cuba en comparación en cantidad con otros emigrantes de otras naciones, pero no dijo lo mas importante, no lo colocare aquí porque es posible que no me publiquen. Saludos.

  12. Di, llega al fondo tu mensaje, a lo más profundo… porque aunque esas son tus nostalgias, son las mismas que tenemos todos. Ya sea por la tierra, ya sea por un amigo, familia, ya sea incluso por un olor q sentías y ya no. Por un beso, o simplemente por esos mismos frijoles que mencionas que son especiales para ti. Te felicito, está muy bien tratado. Besos…

  13. Gracias por retrotraer esta mañana recuerdos del aroma de ese café “de al lado” cuando estamos lejanos o alejados. Poesía destilas tú, la que sublima al espíritu con gotas de nostagia. De causas objetivas a veces estamos hartos, aunque Lenin tuviera razón al decir “la realidad es terca”

    Un viajante por fuera y por dentro, retroemigrante de la ciudad p’al pueblo.

  14. Y yo como decir? Émigré….no de Camaguey a La Habana….NO! Fue de Camaguey a Miami.
    Luego tantas ciudades aca..Fort Lauderdale, Sunrise….Tampa. Casi 20 years lejos.
    No.No hablo de escombros, calles sucias, No. Hablo de ciudades limpias, casas lustrosas,
    pero Si, mucha nostalgia, recuerdos de jovenes , amigos y familas dejadas de ver. Son
    otra ” Clase” de escombros que llenan el alma y los sentimientos. Esos dias de querer
    cambiar el gustoso desayuno por una tacita de café cubano y la voz de la vecina de uno,
    el amigo que pasa por la casa y nos saluda….Emigrar , sea de cualquir lugar a otro es una
    experiencia aspera, mas cuando se emigra fuera del pais. Quien no lo la experimentado no
    sabe de la dureza del proceso.

    saludos.

    Enrique Diaz
    Tampa

  15. Hi Mis D. Desde otros lugares mirando las perspectivas de un futuro mejor para nuestro pais. Yo resido en Dinamrca y soy Cubano/Amrericano. Nacido en un campo bellesimo de Camaguey, aunque sali de este lugar siendo un joven adolecente, y teniendo los mas bellos recuerdos de mi vida de ese lugar. Agredecido por mi educasion sivica y moral de mi abuela Path, una emigrante Jamaiquina y de los buenos consejo de una maestra, quien me eseno hablar espanol correctamente porque el kreol Jamaiquino o patua como le solian llamarlo lo aprendi desde muy nino con mi papa y abuela y otros emigrantes de otras islas caribenas como Matinique, Antigua y Barbados en un barracon donde totos viviamos en armonia. Alli conoci la nostalgia a primera mano de Joseph, Willian,Manie y muchos otros reflejados en mi mas reciente libro titulado “U May C” (Yumaisy). No puedo darte muchos detalles porque son derechos reservados de la casa publicadora. Pero si prefieres te puedo embiar una copia cuando este listo los detalles finales. En el cuentos en ficcion mesclando la realidad de mi adolecencia, la historia de estos emigrantes junto a mi perspectiva y modo de ver su realidad, que hoy es parte de mi perspectiva de emigrado en otras dimensiones. Agradesco mucho a todas las personas que atraves de mi carrera de emigrado y estuianante me han servido de fuente para exponer al igual que usted la dificil realidad de una persona que anora su pedasito de cielo, por que no he visto mejor cielo que el de “U May C” (Yumaisy) ese regazo donde yo naci. Al igual que no hay cielo mas azul que el cielo donde naciste tu, noy atardeceres mas lindos y coloridos comos los atardeceres de tu pueblo o ciudad.

    Perdon por algunas faltas ortograficas mi espanol no es muy bueno. La intencion de este comentario en mi modesta opinion es hacerte llegar un alago a tu escrito y sentirme reflejado en el ha sido el mejor placer.

    Con el mallor respeto del mundo.

    A.R”Chino”Ramos
    cuprb4after@yahoo.com

  16. Me fuí de Cabaiguán en 1964 con 17 abriles (allí dejé mi equipo de pelota y mi primera novia que hoy es mi esposa), dí tumbos becado por Camaguey durante 3 años. !Qué manera de comer arroz, chícharos y dulce de fruta bomba!. Innumerables fines de semana paseando por Camaguey con una peseta en el bolsillo y una camisa o pantalón de otro compañero de estudio. Qué manera de ser feliz en la posada El Edén en mi primera experiencia sexual sufragada financieramente por aquella linda mestiza oriunda de Las Tunas!! Después el paso fugaz (6meses) por la UC Martha Abreu…aquellos albergues, aquel comedor de espanto en 1969…aquellos 118:00 pesos de salario como Técnico Auxiliar de la Docencia…aquellas colas en la Terminal para coger la “mandarina” de Sancti Spíritus….aquel estadio Sandino abarrotado…aquella chapea de caña cargada de pica pica en Santo Domingo….aquella despedida brusca con mi partida hacia la URSS…aquellas personas y ciudades, aquellas aventuras amorosas furtivas…el regreso, el ejercicio de la profesión hasta el día de hoy….Bulgaria, Polonia, RDA,
    Checoslovaquia, París, Londres, Canadá, México, Colombia, Ecuador, Venezuela, Nicaragua…!cuántas amistades y ciudades, ratos buenos y malos y enormes sustos en los aviones, cuántas experiencias en estos 38 años de profesión viviendo en La Habana y, sin embargo, no olvido nunca mi primer beso a la novia en el cine Rogelio Rojas, ni los juegos de pelota, ni los baños en el arroyuelo cercano,ni mis visitas en la madrugada hasta la vaquería de mi viejo para ordeñarle un jarro de leche a la misma vaca “Mona”; de su ubre a mi estómago voraz…ni olvido a mis amigos, ni los bailes del 31 de diciembre en la Colonia Española amenizado siempre por Barbarito Diez…. agenciarse los tres pesos para entrar y dos o tres más para la cantina y las empanadas o rositasde maíz, o una caja de cigarros…y el recuerdo imborrable de ver y oir a aquel sinsonte o negrito (por qué no), Benny Moré, recorriendo toda la escala musical en tonos que jamás he escuchado en otros….y todo ello cuando ya la enfermedad le ganaba la batalla que finalizó apenas tres semanas después…!cuántas cosas, momentos y personas se nos quedan grabadas para siempre, Diana,en aquellos vericuetos del alma que resultan inaccesibles para el olvido y que sólo dan paso a la nostalgia que allí se almacena para siempre…no importa si vives en Miramar o en un pent house en el piso 25, tampoco importa que hayas conocido o visitado la mitad del mundo. La nostalgia por mi terruño, mis amigos, mi novia, mi arroyuelo y mi mansa vaquita “Mona” están a buen resguardo en los vericuetos que sólo desaparecen cuando los amigos y hasta los malagradecidos “nos cantan el manisero”, unos con dolor sincero y otros con impotencia porque nunca pudieron derrumbarte.
    Así es Diana, la nostalgia es un sentimiento muy inherente y cercano a los mejores instintos de los seres humanos. T felicito y admiro por el tema que hasabordado en tu trabajo y por darme la oportunidad de evocar en breves líneas mis propias nostalgias. De corazón, muchas gracias.

  17. Las ucronías vuelven solas, aun después de que uno ha dejado de pensar en ellas. No importará olvidarlas, vaciarlas, sustituirlas por un cactus o un gato: las ucronías vuelven sin que uno las llame. Al principio en silencio, hasta que una de ellas dice “Cómo habría sido todo si…” y empieza el viaje por la secundaria del barrio, el pre en el Yabú, la UCLV con su itinerancia por el U3, el 900, las Antillas, las madrugadas en Lo de Félix o en la Cañasanta, o incluso allá en el parque, en Las Arcadas o El Mejunje, o en cualquiera de las terminales por donde llegué a La Habana Vieja, donde comenzó otra itinerancia por Marianao, El Vedado, Playa, Centro Habana… Después el gran salto, ese que (no ya las ucronías, sino) las utopías llenan de culpas y le tatúan un lobo en el hígado. Salgo a caminar con 3 grados y pienso cuán lejos está una ventana del Vedado desde la cual se puede mirar el mar y sentir deseos enormes de comer frijoles negros (y también sentir deseos enormes de mirar otro paisaje por otra ventana, porque al regresar uno siempre descubre una ventana más atrás, más lejos en el tiempo). Ibeyi suena en los audífonos. Las ucronías me toman de la mano y caminamos juntos por el otoño, al principio en silencio, hasta que una de ellas…

  18. Sencillamente espectacular este comentario sazonado con los ingredientes que no le deben faltar. Sencillez, emoción y conocimiento. Felicidades, Diana. Imagino el alivio que debes haber sentido cuando acabaste de escribir esto, porque aunque no resulve el problema, decirlo así como lo has dicho, eshacer compartir la carga.

  19. muy lindo su escrito ,me lleno de nostalgia .algunos como ud extranan su terruno ,su pueblo o como le llamemos y otros como yo que estoy seguro somos cientos de miles por no decir millones extranamos esa Habana ,sucia y bullisiosa ,pero mi Habana.algun dia volvere y estoy seguro que sera para siempre,prometo que nunca mas saldre de ella por nada en la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s