Ne me quitte pas

nina-simone

Cuando en 1959 Jacques Brel escribiera la canción más hermosa que puede escribirse de una súplica, ya Eunice Kathleen Waymon cantaba bajo el nombre de Nina Simone en los bares de Atlantic City. No hay evidencias de que ambos se hayan conocido nunca. Brel murió en Francia en 1978 a causa de un cáncer pulmonar, época en la que Nina andaba por Barbados, evadiendo los impuestos que había dejado de pagar como protesta a la guerra de Viet Nam. Sin embargo existe una conexión, un vínculo entre ambos: Nina Simone susurraría junto al piano, años después, casi en silencio, la versión más sublime del arrepentimiento de Brel, la desesperación del belga por recuperar a su esposa en una canción, el miedo insostenible a las cosas que no se pueden olvidar, el grito de no me dejes menos ahogado de la historia de la música.

Ne me quitte pas es, ciertamente, de esas canciones escritas para la soledad de las madrugadas, con un cigarro quemándote los dedos mientras te preguntas a qué hora se apaga toda La Habana, o si Brel no habrá dejado a Zizou justamente para componer algo como aquello, para que luego llegara la Simone con su breathiness y terminara por jodernos a esa hora de la noche.

Yo, lamentablemente, descubrí la canción en medio de un ejercicio de clase en la Alianza Francesa. Nos habían asignado por pequeños grupos la presentación de un plato, debíamos explicar en francés el modo de elaboración y además proponer un tema musical para acompañarlo. Un amigo me sugirió entonces el Ne me quitte pas de Nina Simone y lo llevé sin mucha confianza.

Aquellos que hayan escuchado la canción sabrán del dolor y el desgarre de un único gemido que se extiende y a ratos se apaga y luego cobra fuerzas y luego ya no. Y sabrán que Ne me quitte pas no es una canción para acompañar un postre a base de leche fría y limón, ni para una clase de francés en medio de La Habana.

Extraje la memoria pidiendo perdón, aquel tema no era apto para el ejercicio, al final Brel ni siquiera consigue de vuelta a Zizou, madame professeur, ni siquiera puede dejar de llorar mientras canta… Pardonez moi, tal vez el dulce nos haya quedado mejor que la canción, mejor que esta tristeza ahogada por el blues y el jazz y el soul y tantas cosas.

Repruébenos, professeur, para que podamos ir corriendo a algún balcón, a la certeza de estar cometiendo una imprudencia, a escuchar a esta mujer negra, con esa voz negra suplicarnos que no la dejemos nunca. A sentirnos culpables cada vez que el tema salte en la lista de reproducción, olvidando deliberadamente que fue ella, precisamente, quien nos abandonó.

Anuncios

20 comments

  1. ¿Qué clase de embrujo tú tienes, Diana? Es como si manejaras una bola de cristal alrededor de mi cabeza. Menos mal que yo no creo ni en Dios, ni en la mística, ni en el vudú. Quisiera conocerte, pero no para seducirte, porque ni siquiera te conozco, y además, no me lo permitiría, porque ando como Jacques, con la brújula del amor perdida o rota. Quisiera conocerte para oír tu palabra y con ella ahondar en mí mismo. No sé bien lo que estoy escribiendo, pero tu prosa poética me remueve algo hondo que tengo que lograr definir. Quizás sea que me identifico con el dolor de la canción, pero no basta. Quizás te lo pueda escribir, cuando logre entender yo mismo qué es.

  2. Ah! mi estimada periodista. Percibo en ud. el fragor y el inmenso placer de escuchar eso (esa cosa?) eso que hizo y logro Jacques Brel. Para mi, le confieso con la mayor sinceridad que se pueda expresar, existen pocas canciones y piezas musicales que le lleguen a lo profundo del corazon. En la voz de Nina se hizo algo que siempre he considerado indescriptible. No se frances (lo confieso), pero me basta escuchar todo lo que desarrolla tal piueza.

    Se fue Brel, se fue Nina, pero dejaron algo que se mete dentro del alma. Gracis miles por lo que ha escrito. Ojala autores muchos tomasen el camino de la belleza

  3. Ohhhh!!! Diana, es maravilloso leer artículos así. Yo soy otra de las que descubrió a Brel en un aula de la Alianza de La Habana, y desde entonces, no he podido escapar de él. Y la versión de Nina la he descubierto tarde, pero dicen que nunca lo es. Siga escribiendo así!

    1. Conozco el tema de Brel
      se lo he escuchado a Simone
      No hay quien como ella la entone
      ni quien la reescriba, él
      que a Zizu hizo con su piel
      brújulas para el regreso
      no supo que vive preso
      entre barrotes de palmas
      ni que va tocando almas
      caribeñas como un beso.

      Gracias por esta y otras historias tan tuyas y tan bien contadas.

  4. Sería más adecuado: “Ne me quitte pas”. ?Podrías escucharla interpretada por “Zaz”?, en nueva-auténtica versión…lindo artículo, merci.

  5. Señorita, su artículo me pareció muy bueno, sólo quería hacerle una observación mínima y es que el título de esa canción es : Ne me quitte pas (sin ese). De todas formas es un detalle insignificante y un error muy común. Siga escribiendo esos textos bonitos, que le hacen competencia a usted mismo pues es muy bella. Saludos y respetos.
    Leonel
    Montréal

  6. Le présent de l’impératif

    On le forme sur le même radical que le présent de l’indicatif.

    1er groupe

    2ème groupe

    3ème groupe

    2ème pers. sing.

    -e

    -s

    -s

    1ère pers. plur.

    -ons

    -ssons

    -ons

    2ème pers. plur.

    -ez

    -ssez

    -ez

    Ex: parle, chantons, marchez
    Valable aussi pour certains verbes du 3ème groupe (offrir, cueillir..)

    Ex: blanchis, obéissons, finissez

    Ex: attends, vendons, partez
    sauf « aller » à va (2ème personne singulier)

    Attention : pour les quatre verbes suivants l’impératif se forme sur le radical du présent du subjonctif.
    * Être : sois, soyons, soyez.
    * Avoir : aie, ayons, ayez.
    * Savoir : sache, sachons, sachez.
    * Vouloir : veuille, veuillons, veuillez.
    A retenir
    SOLAMENTE EN ESTE CASO A LA SEGUNDA PERSONA DEL IMPERATIVO SE LE AGREGA UNA -S : * A la 2e personne du singulier, on ajoute si nécessaire un -s quand le verbe est suivi des pronoms en et y.
    Ex. : Attrapes-en une. Vas-y……….

    DISCULPE, POR FAVOR, EL PRECIOSISMO. MUCHA SUERTE Y DE NUEVO MIS RESPETOS.

  7. ¡Pues mira! Yo estudié también francés a principios de siglo en la misma Alianza Francesa. Sin embargo conocí la canción Ne me quittes pas a través de Yuri Buenaventura, un salsero colombiano que le hizo una versión bailable pero igual de melancólica.

  8. Te recomiendo que escuches la version de Shirley Bassey “if you go away”. Con muy poco ingles se puede comprender el sentido de la cancion, sin desdorar la original de Jacques Brel. Para mi gusto es la version mas lograda. (el frances fue el primer idioma que estudie)

  9. – NE ME QUITE PAS -EN LA VERSION DE JACQUES BREL LO MAS IMPRESIONANTE PRECISAMENTE ES LA CALIDAD INTERPRETATIVA DE BREL. ES IMPAGABLE. EN MI OPINION, LA PIEZA, EXPRESA MAS QUE NADA LA OBSESION POSESIVA Y ESTO NO TIENE NADA QUE VER CON ¨ EL AMOR.¨TAMPOCO LA POESIA ES DE MUCHA CALIDAD, PERO LA ACTUACION DE BREL ES SUBLIME.

  10. Pues a mí me gusta Nina cantando al descuido la letra, como quien está en soledad y se le aferra una canción y no tiene más remedio que solo cantar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s