Perfección

Llegar sobre las siete y media y dejar el bolso y los zapatos junto a la puerta. Ir directo a la cocina y abrir una botella de cualquier cosa. Servir dos vasos y poner un disco. Quizás el playlist de los días agotadores, como este. Abrir el balcón. Mirar a La Habana que empieza a…