Era domingo

Mientras cocino —hígado a la italiana, frijoles negros para congrí—, he traído la laptop al comedor y he abierto el pocket. Ochenta y tantos textos por leer de los que tengo guardados. De ellos, los últimos cinco se convierten en rayitas que dan vueltas en círculos sobre un fondo gris. Continúa leyendo Era domingo

Anuncios

Notas de viaje

Querido M.,

Ayer me senté casi tres horas frente al mar. Era un mar agreste, de olas groseras que se alzaban frente a mí y que, sin embargo, cuando me acercaba a ellas, no se atrevían a mojar mis pies. En esta parte del norte de Brasil, al mar le creció un buen día un banco de arena de kilómetro y medio de ancho, que divide las aguas y parece un desierto de conchas y sal. Continúa leyendo Notas de viaje