Apuntes sobre El king reguetón de La Habana

No hablaré aquí demasiado sobre la peña de Ray Fernández en el Diablo Tun Tun los jueves. Diré, tan solo, que se trata de la mejor descarga de toda La Habana y que Ray, trovador-chef-villaclareño-de-Alamar-juglar-por-cuenta-propia-y-showman en bodas, quinces y bautizos que se celebren en su peña — del 2008 a acá—, viene siendo entonces el…

Drexler

Si vos hubieses hecho el sábado solamente el show de Bailar en la cueva, con el que recorriste un montón de ciudades en el último año y medio, el público te lo hubiera perdonado. Aún cuando las canciones nuevas siempre estropean los conciertos. Porque vos no sabías, no tenías idea de lo que tu música…

Nikhil

Casi treinta y seis horas después de haber iniciado su performance, Nikhil Chopra no luce descompuesto. Ni siquiera cansado. Tras los barrotes que le separan de la audiencia, Nikhil Chopra pinta. Está sentado sobre un lienzo y a la vez lo pinta. Lo llena con imágenes de esa Habana que tiene delante, que no es…

Cómo

Leo por estos días el final de Tengo miedo torero, de Pedro Lemebel, y una frase me parte en dos. ¿Cómo se mira algo que nunca más se va a ver? se pregunta la Loca del Frente mientras recoge sus cosas para escapar —supongo— al exilio; y entonces me da por pensar en las cosas,…

Rock n roll y margaritas vivas

Comienzas a adentrarte en los senderos del rock n roll rayando la adolescencia. Quizás un poco más tarde, pero compensas el tiempo perdido con los clásicos reventándote los oídos a toda hora, bebiéndote la historia de bandas que ya no existen o que es improbable —léase imposible—, que puedas ver en vivo en la vida….

Tirá tu cable a tierra… y volvé

Fito Páez ha venido a La Habana, ya se sabe, al último Festival Leo Brouwer. Enmudeció por segunda vez el Karl Marx mientras cantaba a capella Yo vengo a ofrecer mi corazón y esta vez, increíblemente, nadie lo interrumpió. Y aunque fue un concierto atípico —más atípico que el propio Fito, diría Leo Brouwer—, rindió…

Reencuentros

Seis meses puede ser, si se quiere, mucho tiempo. Te vas -o te quedas-, dejas de visitar ciertos lugares o de caminar por las mismas calles y el tiempo hace el resto. (El tiempo puede, incluso desdibujar rostros y enterrar sensaciones). Pero si al cabo de esos ciento ochenta y pico de días uno coincide…

Qué hacer ahora que el Mundial se acabó

1.Descansar de los narradores deportivos de la Televisión Cubana. 2.Disfrutar de una variada y exquisitamente planificada programación de verano. 3.Seguir mirando la venganza de Nina. 4.Soportar a los cuasi alemanes que ahora salen de los surcos como mazorcas. 5.Quejarnos del arbitraje y atacar a la FIFA. 6.Reírnos de Brasil. 7.Extrañar la –y solo la– musiquita…

Leer en guaguas

Por toda respuesta le mostré la tapa del libro. -¿Sobre qué es? -Sobre un tipo que espera durante toda la noche por que su esposa regrese. -¿Y regresa? -No lo sé, aún no termino. -Quiero decir si tú crees que regrese. -Supongo que no. Espero que no. -¿Tú quieres que el tipo se quede solo?…

Y la azzurra dolió…

(…como duelen las cosas que no tienen mucho sentido) Para ver el Italia-Uruguay de ayer me fui lejos de la redacción. Me fui a la casa de un amigo –llamémoslo Carlos- conocedor de fútbol, de literatura y de música cubana y de pelota, y que obviamente prefería a Uruguay. Pero me fui a su casa…